Lesiones más comunes en escaladores

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón
Especialista en medicina del deporte en CEVAFIN

Para poder abordar este tema tenemos que tomar en cuenta variables importantes como el sexo, edad, experiencia y destreza del escalador.

Tomando en cuenta esto y los estudios recientes podemos saber que las podemos dividir en lesiones de miembro superior y de miembro inferior siendo menos comunes las segundas. Al desglosar las lesiones del miembro superior por región, la mayor concentración se observó en lesiones de la mano 37,7%, seguidas por las de hombro 22,1% y finalmente las de codo 15,6 %, considerando la totalidad de las lesiones registradas, aquellas que comprometen tendones o bursas son las más frecuentes, con un 48,4 %.

La localización de las lesiones más comunes del escalador en miembro superior son: manos y dedos (tendinitis) normalmente flexores de los dedos, lesión de alguna de las poleas, lesiones de músculos lumbricales, lesión y/o ruptura de capsula articular comúnmente la interfalangica y en traumatismos las fracturas que son menos frecuentes. En segundo término están las lesiones de hombro, que de nuevo podemos dividir en tendinosas, musculares o articulares, siendo las más comunes la tendinitis bicipital, seguida de la tendinitis del supraespinoso, lesión del manguito rotador, bursitis, luxación y lesiones musculares.

En el codo tenemos tendinopatías, luxaciones, y lesiones ligamentarias, normalmente causadas por caídas o un mal agarre.
En miembros inferiores podemos presentar lesiones comunes de los tendones de los grupos músculos que se ocupan para hacer palanca en posiciones difíciles o para soportar el peso con cambios de la vertical y de los rangos articulares.

Esto podría explicarse ya que los movimientos repetitivos característicos de este deporte demandan estas estructuras con cargas no habituales, que aumentan proporcionalmente al grado de inclinación del eje del cuerpo respecto a la vertical, y los movimientos que exigen la generación de fuerza explosiva. Así mismo, la dificultad de la técnica implica realizar posiciones que demandan rangos articulares exagerados y la acción de músculos en situación de desventaja mecánica.

Los períodos de recuperación relativa son, asimismo, demasiado breves por lo que las estructuras en riesgo no alcanzan a recuperar lo suficiente.

Solo el 50% de los lesionados en escalada acude a un especialista.

Posteriormente desglosaremos cada una de las lesiones en este blog.


Bibliografia


Backe. S., Ericson. L., Janson. S., Timpka. T. (2008) Rock climbing injury rates and associated risk factors in a general climbing population. Scand J Med Sci Sports, 19, 850-856.
Bannister. P., Foster. P. (1986) Upper limb injuries associated with rock climbing. Br JSports Med, 20, 55-57.
Billat. V., Palleja. P., Charlaiz. T. (1995) Energy specificity of rock climbing and aerobic capacity in competitive sport rock climbers. J Sports Med Phys Fitness, 35, 20-4.
Bollen. S.R., Gunso. C.K. (1990) Hand injuries in competition climbers. Br J Sports Med, 24, 16-18.
Cantero Tellez. R. (2007) Fisioterapeuta y la mano del escalador. Rev Iberoam Fisioter Kinesiol. 10, 65-71.
Garrido. Ch., Pérez. S., Gonzáles. L., Diéguez. Z., Pastor. C., López. A., Llorens. S. (2008) Epidemiología de las lesiones deportivas atendidas en urgencias. Servicio de urgencias. Hospital Universitario de Alicate, España.
Gerdes. E. M., Hafner. J.W., Aldag J.C. (2006) Injury patterns and safety practices of rock climbers. The Journal of trauma, 61, 1517-1525.