Embarazo

La actividad física durante el embarazo puede ayudar a mejorar la función cardiovascular y mantener una buena función musculo-esquelética, además, ayuda a mantener una postura correcta, evita un aumento excesivo de peso y hace más fácil el retorno a tu peso ideal post parto, disminuye también molestias digestivas y el estreñimiento, reduce la ansiedad y mantiene un bienestar psicológico, por lo tanto disminuye la probabilidad de sufrir depresión e insomnio además de que continuas con tus hábitos de vida saludables.

El ejercicio durante el embarazo mantiene los niveles de tensión arterial y mantiene los niveles de glucosa por lo tanto previene la diabetes gestacional, acorta el tiempo de parto y hospitalización postparto.

En CEVAFIN realizamos evaluaciones y prescripciones de ejercicio específicas y en conjunto con tu ginecólogo para permitir que tengas un embarazo más placentero seguro y agradable.

Paquete prescripción de ejercicio en embarazo y numero de sesiones:

Consulta de especialidad (control médico deportivo)
Sesiones 2

Electrocardiograma en reposo
Sesiones 1

Espirometría (valoración funcional pulmonar)
Sesiones 1

Cálculo de gasto energético basal
Sesiones 1

Antropometría (composición corporal)
Sesiones 1

Determinación V02 máximo indirecto (capacidad física)
Sesiones 1

Prescripción programas de ejercicio
Sesiones 1

Para mayor información de nuestros servicios comunicate al 5687-4429
CEVAFIN

La deshidratación del deportista

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

Deshidratación es la pérdida dinámica de agua corporal debida al sudor a lo largo de un ejercicio físico sin reposición de fluidos, o donde la reposición de fluidos no compensa la proporción de fluido perdido.

En contraste, la hipo hidratación se refiere al estado o nivel de hidratación tras la pérdida de una cierta cantidad de agua corporal desde el cuerpo.

Puede producirse por un aumento en las pérdidas hídricas, por un menor aporte de líquidos o bien por una combinación de ambos factores al mismo tiempo.

El 80% de la energía utilizada para la contracción muscular se libera en forma de calor, razón por la cual el cuerpo la debe eliminar para no provocar un aumento excesivo de la temperatura corporal.

La evaporación del agua a través de la piel (sudoración) a parte de enfriar el cuerpo, provoca una importante pérdida de líquido corporal.

Las condiciones ambientales pueden afectar también por ejemplo, si la humedad es elevada, la evaporación del sudor se va a ver dificultada, por lo que la temperatura corporal se incrementa.

El organismo reacciona provocando una mayor sudoración, perdiéndose más agua y electrolitos, con el consiguiente riesgo de deshidratación que, según su extensión, disminuirá el rendimiento deportivo.

La proporción máxima teórica de evaporación es aproximadamente 180 ml/h en un sujeto masculino de 70 kg. Esto implica una eliminación próxima al 80% del máximo calor producido. Además, a intensidades máximas de ejercicio el calor restante debe ser eliminado por la refrigeración directa de la piel, como puede ser mediante el aire o agua cercano.

Cuando perdemos agua corporal, siempre lo hacemos arrastrando sales minerales. Los iones eliminados dependen de la vía de salida, así en el sudor se pierde Na+ (unos 40 mEq/l); K+ (unos 3 mEq/l); Cl- (unos 40 mEq/l); en la diarrea, por término medio son: Na+ 100 mEq/l; K+ 30-40 mEq/l; Cl- 40 mEq/l y CO3H- (bicarbonato) 22mEq/l. (Cuevas, 1999).

Podemos establecer dos tipos principales de deshidratación:

Deshidratación hipertónica: El agua pasa de la célula al espacio intercelular. Causas: pérdida excesiva de agua por sudoración o diarrea y también por déficit de aporte de agua. Síntomas: sed intensa, cuerpo seco y caliente, vómitos, desorientación, orina escasa, globos oculares hundidos, taquicardia y a veces hipotensión si la deshidratación es grave. El problema comienza cuando la pérdida de agua es de un 5% del peso corporal (Cuevas, 1999).

Deshidratación hipotónica: El líquido extracelular se desvía al interior de la célula. Causas: aporte exclusivo de agua durante diarreas, vómitos o sudoración profusa. Síntomas: debilidad sin sed, fatiga, calambres musculares y disminución de la concentración de electrolitos sanguíneos. Es lo que vulgarmente se denomina “intoxicación por agua” (Cuevas, 1999).

Entre los deportes con un alto riesgo de deshidratación, podemos destacar el ciclismo. Los ciclistas tienden a presentar mayores problemas de deshidratación porque al ir en bicicleta el sudor se evapora rápidamente, lo que les hace subestimar su pérdida de líquidos.

La reposición de fluidos en el deportista

La, la ingestión de fluidos durante el ejercicio proporciona una fuente de energía con el carbohidrato, completando las reservas gastadas, y abasteciendo de agua y electrolitos reemplazando las perdidas por sudor.

De esta forma, existen varias reglas generales fáciles de seguir para la reposición de líquidos.

La pauta generalmente aceptada para los climas cálidos, en el caso de los ciclistas, es que se beban dos botellas estándar de agua (0,6 litros) por cada hora y tengan una micción de orina clara al menos cada hora y media.

La imposibilidad de orinar o la emisión de una orina amarilla indican deshidratación. En algunos eventos deportivos no basta con la simple rehidratación por vía oral y deben utilizarse vías alternativas. Tal es el caso de los triatletas del Ironman, quienes en ciertas ocasiones deben recibir fluidos intravenosos para rehidratarse una vez llegados a meta.

Este tipo de rehidratación sólo debería utilizarse cuando hay clara evidencia de que: a) el atleta tiene deshidratación significativa (caracterizado por la mucosa de las membranas secas, la incapacidad de escupir, globo ocular hundido, etc.); b) la deshidratación causa inestabilidad cardiovascular significativa u otro problema específico médico; c) la deshidratación no puede tratarse efectivamente por una reposición oral; y d) si el paciente está inconsciente y las concentraciones de sodio en suero son mayores a 130 mmol/L.

Tipos de bebidas utilizadas en el deporte

Los electrolitos perdidos por el sudor pueden y deben reponerse después del ejercicio ingiriendo bebidas que contengan los electrolitos necesarios, sean comerciales o no. La leche es una buena fuente de sodio y potasio, el zumo de naranja también aporta potasio y el zumo de tomate es una fuente excelente de sodio y magnesio.

Tomar bebidas inapropiadas en cuanto a su concentración de sales y azúcares puede, además de retardar enormemente el vaciado gástrico, provocar un movimiento de líquidos de la sangre al intestino.

No existe una bebida ideal que satisfaga las demandas de todas las modalidades deportivas y sea bien tolerada por todos los deportistas. Es más, cada deportista necesita una bebida y una concentración determinada que se adapte bien a sus demandas y, lo más importante, que sea de su gusto.

Las características que debe tener una apropiada solución de rehidratación oral son:
• Proporcionar substrato.
• Reemplazar electrolitos.
• Reemplazar fluido
• Reforzar la absorción
• Sabroso
• Mantener el volumen plasmático.

Se han realizado numerosos estudios para saber cuál es la proporción ideal de hidratos de carbono en las bebidas deportivas. En general se admite que el vaciamiento gástrico se inhibe a medida que aumenta la concentración de los hidratos de carbono de una bebida.

Un vaciamiento gástrico lento puede causar deshidratación, alteración de la disipación de calor, calambres abdominales y diarrea. Las concentraciones de hidratos de carbono recomendadas oscilan entre

Conclusiones
1. La deshidratación puede acontecer bajo diferentes circunstancias, si bien, su aparición es directamente proporcional a la duración del ejercicio y la cantidad de calor que haya durante el transcurso del mismo.

2. Para que la deshidratación no afecte a nuestro rendimiento deportivo es necesario una correcta rehidratación durante el transcurso del ejercicio físico.

3. Las bebidas administradas para reponer electrolitos durante el ejercicio deberán tener hidratos de carbono en concentraciones reducidas (5-8%), así como permanecer a temperaturas entre 10 y 15ºC, lo cual permitirá que el vaciamiento gástrico sea rápido.

4. Es necesario conocer bien a nuestros deportistas y las pruebas que realizan para saber en qué situación de hidratación deben de competir, con qué frecuencia hidratarse y qué bebida es la más eficaz. Además, cada atleta tiene unas determinadas pérdidas y necesidades de ingesta por lo que es recomendable utilizar los entrenamientos para experimentar con diferentes bebidas.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com

Referencias.

American College Of Sports MedicineÒ, American Dietetic Association And Dietetians Of Canada (2000). Nutrition and Athletic Performance. Med Sci Sports Exer. 32(12): 2130-2145.

Bacharach, D., Von-Duvillard, S., Rundell, K., Meng, J., Cring, M., Szmedra, L. y Castle, J. (1994). Carbohydrate drinks and cycling performance. J Sports Med Phys Fitness, 34(2):161-168

Brouns, F. (1991) Heat-sweat-dehydration-rehydration: a praxis oriented approach. J Sports Sci, 9 Spec: 143-152.

Burke, L. y Read, R. (1993). Dietary supplements in sport. Sports Med, 15(1): 45-65.

Cheung, S.S.; Mclellan, T.M.; Tenaglia, S. (2000) The thermophysiology of uncompensable heat stress: physiological manipulations and individual characteristics. Sports Med, 29(5): 329-359.

Coyle, E.F.; Montain, S.J. (1992) Carbohydrate and fluid ingestion during exercise: are there trade-offs? Med Sci Sports Exerc, 24(6): 671-678.

Cuevas, O. (1999) El equilibrio a través de la alimentación: sentido común, ciencia y filosofía oriental. SORLES, S.L.

Echegaray, M.; Armstrong, L.E; Maresh, C.M.; Riebe, D.; Kenefick, R.W.; Castellani, J.W.; Kavouras, S.; Casa, D. (2001) Blood glucose responses to carbohydrate feeding prior to exercise in the heat: effects of hypohydration and rehydration. Int J Sport Nutr, 11(1): 72-83.

Economos, C.D.; Bortz, S.S.; Nelson, M.E. (1993) Nutritional Practices of Elite Athletes. Practical recommendations. Sports Med, 16(6): 381-399.

Galloway, S.; Maughan, R. (2000) The effects of substrate and fluid provision on thermoregulatory and metabolic responses to prolonged exercise in a hot environment. J Sports Sci, 18(5): 339-351.

Grandjean, A.C.; Reimers, K.J.; Haven, M.C.; Curtis, G.L. (2003) The Effect on

El zapato deportivo

Dr. Roberto Rodríguez Nava. Especialista en medicina del deporte y actividad física. Director General de  CEVAFIN

El pie es el elemento anatómico que sirve para trasladar la reacción del peso del cuerpo sobre el piso, tanto en la actividad física como en la vida diaria. Es evidente que se requiere un mayor mecanismo de amortiguación durante el desarrollo de la actividad deportiva, debido al impacto repetitivo del trote, la carrera o el salto. Es entendible entonces que el zapato a utilizar debe facilitar este mecanismo.

Afortunadamente en la actualidad existen una gran cantidad de marcas y modelos de zapatos deportivos, cada uno con características especiales para cada especialidad deportiva (correr, saltar, jugar basquetbol, tenis, voleibol, futbol, etc.), para los diferentes tipos de terreno  (superficies duras, blandas, deslizantes, etc.), para las diferentes formas del pie (griego con el segundo dedo dominante, egipcio primer dedo dominante o cuadrado con todos los dedos casi iguales) , para los diferentes tipos de pisadas (pronación, supinación, neutro, pie cavo o pie plano)  por lo tanto habrá que probar de todos los modelos de acuerdo al deporte practicado y elegir el que mejor se adapte al pie y a la pisada de cada uno. Inclusive se puede elegir el calzado de acuerdo a la especialidad deportiva dentro de una misma disciplina, por ejemplo atletismo.

Pero ¿cuál es el mejor zapato?, en primer lugar aquel que reúna las características antes mencionadas, debe ser de acorde al pie del deportista y al deporte practicado. Lo ideal es realizar una prueba de pisada antes de adquirir el calzado.

Si nos centramos en la carrera, el calzado debe asegurar una eficiente amortiguación con el soporte en la suela de cada marca, gel, aire, celdas de hexalite, etc., debe tener un contriorte firme que asegure un apoyo adecuado y que evite desplazamientos laterales del talón, debe tener la porosidad suficiente para permitir la ventilación del pie durante el ejercicio y la posibilidad de reducir la humedad por la sudoración, además debe contar con un soporte anterior, en la punta, para proteger los dedos.

No existe el calzado ideal, pero debemos buscar el más adecuado para cada quien, no todos los zapatos funcionan igual para todas las personas. Un zapato que le ha quedado bien a un corredor, no necesariamente es útil para otro deportista, afortunadamente existen tantas marcas y modelos que se puede elegir con relativa facilidad el más conveniente.

El uso de un zapato inadecuado puede producir desde ampollas, fascitis (muy frecuentes en corredores de distancias largas), lesiones de tobillo, rodilla, cadera y columna vertebral. Muchas veces un dolor inexplicable en la rodilla de un corredor tiene su origen en un calzado inapropiado.

Por otro lado, además del calzado adecuado es necesario ser muy cuidadoso con la durabilidad de este, por lo regular un zapato deportivo puede durar entre 800 y 1500 km, después de esta distancia, se pierden las características ideales, el rendimiento se reduce y el riesgo de lesiones aumenta.

El zapato debe ser atado firmemente, sin exagerar para no producir alteraciones circulatorias, pero bien sujeto para evitar desplazamiento del pie en el interior del calzado durante la carrera que pudiera producir ampollas y favorecer alguna otra lesión.

Aunque los zapatos sean adecuados, no se deben estrenar el día de la competencia, es conveniente que estos se vayan amoldando y adaptando al pie.

Entonces, ¿qué zapato deportivo debo comprar? El que se adapte mejor a la especialidad deportiva que se practica, al terreno donde se realiza la práctica o la competencia, que sea cómodo y de acuerdo a la forma y pisada del pie. Evitar comprar los zapatos de moda o los que estén en oferta o por el gusto de los colores o el modelo, hay que elegir el más adecuado para cada quien. ¿Fácil no?

Dudas a contacto@cevafin.com

Lesiones musculares (desgarres, tirones, jalones, etc.)

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

Las lesiones musculares son muy frecuentes en el mundo del deporte y son conocidas por varios sobrenombres como tirón, desgarre, jalón, etc.

Los estudios epidemiológicos más recientes muestran que las lesiones musculares suponen más del 30% de todas las lesiones.

A pesar de su alta frecuencia y del interés por buscar soluciones, existe poca evidencia científica en aspectos tan importantes como son la prevención y el tratamiento. Algunos puntos débiles los resaltamos a continuación:

El diagnostico de las lesiones musculares se basa en la clínica, fundamentalmente en la sintomatología y especialmente en la anamnesis del mecanismo de lesión, y en la exploración física. Los estudios de imagen mediante la ecografía musculo-esquelética y la resonancia magnética (RM) son complementarios, a pesar de que cada vez pueden ser más útiles a la hora de confirmar un diagnostico y sobre todo emitir un pronóstico.

No se dispone de un marcador bioquímico lo bastante específico que ayude al diagnostico de gravedad y al pronóstico definitivo de cada una de las diferentes lesiones musculares.

Los síntomas son dolor durante el ejercicio, que aumenta al utilizar el músculo afectado, inflamación y disminución de la función.

La pauta de tratamiento de las lesiones musculares no sigue un modelo único, a pesar de que no se han modificado mucho las diferentes alternativas. Últimamente, se han abierto nuevas expectativas gracias a la investigación en el ámbito de la reparación y de la regeneración biológica.

El tratamiento inicial siempre debe ser hielo las primeras 72 horas y el diagnóstico  temprano ayuda a una pronta recuperación, la fisioterapia está indicada y es  lo mejor para tratar este tipo de lesiones  ya que ayuda a desinflamar y a que la cicatrización sea adecuada y más rápida, así como a retirar el dolor, las lesiones musculares se pueden clasificar en grados siendo las de primer gradó las más leves.

El periodo de cicatrización de una lesión muscular va de 2 a tres semanas periodo durante el cual el ejercicio está limitado ya sea parcial o totalmente, para permitir que se forme una cicatriz de buena calidad.

Estas lesiones se pueden prevenir con un buen programa de entrenamiento, elasticidad y con periodos de recuperación adecuados a tu carga de trabajo.

Recuerda que siempre debes acudir a un médico especialista; en estos casos, los masajistas, sobadores, etc ……podrían agravar la lesión.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com


Referencias

Wapner KL, Parekh SG. Heel pain. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’sOrthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:section F.

Abu-Laban RV, Ho K. Ankle and foot. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 55.

Silverstein JA, Moeller JL, Hutchinson MR.Common issues in orthopedics. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 30

 

Bienvenido

CEVAFIN

Especialistas en Medicina del Deporte, Actividad Física y Nutrición, te damos la bienvenida a nuestro Blog.

En este sitio encontraras temas relacionados a diferentes actividades relacionadas a la salud y el deporte.

 

Tendinitis

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

La tendinitis es una inflamación, irritación o hinchazón de un tendón, que es una estructura fibrosa que une al músculo con los huesos.

Para ser más exactos la inflamación ocurre en la vaina que recubre al tendón. Ocurre como resultado de un traumatismo (golpe) violento o por traumatismos de menor intensidad repetitivos generalmente generados por el deporte, sobre entrenamiento o realizar ejercicio en superficies duras así como el uso de calzado inadecuado o por una alteración mecánica de nuestro cuerpo y una mala técnica de carrera, o por falta de fuerza, lo cual produce rupturas de fibras que derivan en dolor e inflamación.

Es importante que el diagnostico sea realizado por un especialista ya que puede haber otras causas como tendinitis reumática, infecciosa o de origen alérgico a medicamentos y es importante que se realice oportunamente diagnóstico y tratamiento para evitar su cronicidad.

El síntoma principal es el dolor que comúnmente es a lo largo del recorrido del tendón y que aumenta al realizar movimientos que tensan o fuerzan el tendón, existe también una lesión que se llama entesitis que es la inflamación del tendón en el lugar donde se inserta en el hueso y el dolor se localiza mas en esta zona.

El tratamiento inicial es la aplicación de hielo, reposo y algún anti inflamatorio.

Es importante que reciba  tratamiento adecuado y tempranamente, ya que un tendón inflamado tiene mayor posibilidad de romperse.

Las tendinitis más comunes en los corredores son tendinitis rotuliana, del tendón calcáneo (de Aquiles), del musculo tibial anterior, del musculo extensor común de los dedos y de la banda iliotibial

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com

Referencias.

Choi L. Overuse injuries. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:chap 14

Drezner JA, Harmon KG, O’Kane JW. Sports medicine. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 29.

Muerte Súbita en el Deporte

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

Se denomina Muerte Súbita, a la que ocurre en forma brusca e inesperada durante el entrenamiento o competencia deportiva, en un individuo supuestamente sano, como sería el caso de un deportista, lo que lo hace más temible y preocupante.

La incidencia o frecuencia es baja en deportes de tipo recreativo pero es importante detectar los factores de riesgo en cualquier deportista.

Las causas Cardíacas

· En los mayores de 35 años, la causa es la enfermedad coronaria.
· En menores de 35 años y deportistas, las causas más frecuentes son:

1) La Miocardiopatía Hipertrófica (primer lugar).
2) Displasia arritmogénica de Ventrículo Derecho.
3) Anomalías de las arterias Coronarias, Traumatismos de tórax, alteraciones eléctricas del corazón (Q-T-largo etc.).

Causas Extracardíacas

Drogas (Cocaína, anabólicos, Efedrina, etc.), aneurisma cerebral, golpe de calor, asma, deshidratación etc. Otra causa es la de origen genético, por alteraciones cromosómicas, como es el caso de los Canales Iónicos.

Primera causa de Muerte Súbita en el Deporte: Cardiopatía Hipertrófica, el fantasma de la muerte súbita.
Es una enfermedad del músculo cardíaco, poco frecuente, primaria, que se caracteriza por crecimiento de musculo cardiaco , con cavidades ventriculares pequeñas y aurículas dilatadas, en general hipertrofiadas, afectando en forma simétrica o asimétrica al ventrículo, pudiendo causar un mal funcionamiento cardiaco.

Esta afección que ocurre una (1) de cada quinientos (500) individuos, se produce por una alteración genética.

Su aparición comienza alrededor de los 10 años o en la adolescencia .Es una enfermedad progresiva.

Es la causa mas frecuente de Muerte Súbita en menores de 30 años y en la mayoría de los casos durante la actividad física, siendo la arritmia cardíaca ventricular la causa del fallecimiento.

Síntomas

En la mayor parte de los casos, los pacientes cursan su enfermedad sin síntomas, siendo en algunos casos la Muerte Súbita la primera manifestación.

El 90 % de los casos es la Disnea (falta de aire), el 75 % de los casos es el Dolor de Pecho, le sigue el pre síncope (mareos) y Síncope (pérdida de conocimiento).

El ejercicio exacerba los síntomas, habiendo bajo gasto cardíaco, arritmias.

Electrocardiograma: Alteración del S-T, Ondas T negativas, Signos de hipertrofia ventricular.

El tratamiento

En la mayoría de los casos no lo necesita, pero en otros puede indicarse medicación antiarrítmica, colocación de cardiodesfibrilador y en los severos, el tratamiento es quirúrgico. Una vez detectado el caso se deben estudiar todos los familiares directos (hijos, hermanos, etc.).

Medidas Preventivas

Todo deportista ya sea de élite o recreativo es necesario que acceda a una evaluación funcional que incluya electrocardiograma en reposo y durante la prueba de esfuerzo, espirometría para conocer sus capacidades pulmonares, antropometría para conocer su composición corporal y adecacion nutricional, en caso de ser necesario un eco cardiograma.  Si algún estudio de lo mencionado da datos positivos, se debe continuar con estudios de Alta complejidad.

En el caso de antecedentes de Miocardiopatía Hipertrófica, se debe estudiar a los familiares directos.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com


Referencias

Burke AP, Farb A, Virmani R, Goodin J, Smialek JE.Sport related and non sport related sudden cardiacdeath in young adults. Am Heart J. 1991; 121:568575.
Maron BJ. Mitchell JH. Revised eligibility recommendationsfor competitive athletes with cardiovascularabnormalities. J Am Coll Cardiol. 1994;24:848-850
Maron BJ, Shirani J, Poliac LC, Mathenge R, RobertsWC, Mueller FO. Sudden death in young athletes: clinical,demographic and pathological profiles. JAMA.1996;276:199-204.
Pelliccia A, Maron BJ, Culasso F, Spataro A, CaselliG. Athlete’s Herat in women: echocardiografic characterizationof highly trained elite female athletes. JAMA.1996;276:211-215.

Periostitis tibial (Shin Splint)

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

El dolor de la parte anterior de la pierna (espinilla ) en los corredores esta dado por la inflamación del periostio que es una membrana que recubre a los huesos y  que contiene las arterias y las venas , así como los nervios que le dan la sensibilidad al hueso.

El periostio cuenta de dos capas; una interna que se encarga de renovar el hueso y una externa que es donde van los vasos y nervios. La periostitis es una inflamación del periostio y es muy común en corredores de distancias largas. El corredor percibe una sensación de dolor en la parte anterior de la pierna  y es intenso  al realizar actividad física pero disminuye a veces en minutos al dejar de hacer ejercicio, puede ser unilateral o bilateral en el 50%de los casos. Si el atleta reposa, el dolor disminuye pero al realizar actividad se reactiva. Regularmente es el resultado de la tracción repetida de la inserción del tendón del musculo tibial anterior o posterior que al inflamarse, inflama también al periostio.

Si no es diagnosticada de manera adecuada y tratada por un especialista puede evolucionar a una fractura por estrés.

Las causas más comunes son: sobre entrenamiento, falta de reposo, vibraciones que se transmiten al hueso por el impacto de la carrera, por debilidad del musculo tibial anterior, falta de elasticidad de los gastrocnemios o (gemelos),  falta de reposo o de un programa de entrenamiento adecuado, mala técnica de carrera o uso de calzado inapropiado para el tipo de pisada o para el terreno en el que se realiza la actividad.

El diagnostico debe ser realizado por un medico especialista para poder identificar la causa exacta de la inflamación y descartar una fractura por estrés.

En cuanto a la prevención se pueden realizar ejercicios de estiramiento antes y después del ejercicio, un buen calentamiento y conocer el tipo de pisada para utilizar el calzado apropiado, evitar el entrenamiento en superficies duras.

El tratamiento  inicial es aplicación de hielo y  disminución de la intensidad del entrenamiento.

Después de un diagnostico el tratamiento médico deberá ser con antiinflamatorios específicos y fisioterapia, cabe mencionar que los vendajes y el uso de medios de compresión pueden reducir el dolor pero no retiran la lesión.

En CEVAFIN contamos con el personal adecuado para diagnosticar y tratar esta lesión de manera oportuna eficaz.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com


Bibliografía.

1 Lindberg H, et al. Acta Orthop Scand. 1993, 64(2):165-7.

2 L’Hermette M, et al. Br J Sports Med. 2006, 40(1):45-9.

3 Cooper C, et al. Am J Epidemiol. 1998, 15;147(6):516-22

 

Fascitis plantar

Dr.Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

La fascitis plantar es una inflamación del tejido de la planta del pie a este tejido se le conoce como fascia plantar y conecta al hueso alcaneo con los dedos y crea el arco del pie. Es muy dolorosa y puede limitar desde la deambulación hasta el  permanecer de pie.

Es una lesión  que puede ser causada por sobre uso, por uso de calzado inadecuado, por una mala técnica de carrera, aumento de peso, obesidad u otros factores.

Los síntomas más comunes  son: el dolor de tipo punzante o sordo  y rigidez del talón y o la planta del pie. Este dolor suele incrementar al subir escaleras o después de actividad intensa, es particularmente  molesto por la mañanadurante los primeros pasos o al estar de pie por lapsos prolongados de tiempo y puede aparecer de forma repentina o ir aumentando lentamente.

El diagnostico deberá ser realizado por un médico especialista para su pronto tratamiento, dentro de los puntos que se deben revisar  están: Sensibilidad en la planta del pie,pies planos o arcos altos, hinchazón o enrojecimiento leve en el pie y rigidez o tensión en el arco de la parte inferior del pie, tipo de calzado, técnica de carrera, etc…

Como tratamiento inicial puedes aplicar hielo si el dolor es de menos de 72 horas o calor si tiene más tiempo de evolución esto mientras se realiza un diagnóstico adecuado.

Se pueden tomar radiografías para descartar la presencia de espolones u otras patologías.

En cuanto al tratamiento el  médico especialista  y dependiendo de la gravedad te puede recomendar anti inflamatorios, analgésicos, fisioterapia, ejercicios de estiramiento, el tipo  calzado adecuado o la medida general que sea necesaria para tu caso específico.

Recuerda que la valoración por personal capacitado y experto puede hacer una gran diferencia en cuanto al tratamiento eficaz y oportuno de esta lesión.

En CEVAFIN contamos con personal experimentado en este tipo de lesiones listo  para atenderte y brindarte un servicio de calidad.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com


Referencias

Wapner KL, Parekh SG. Heel pain. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’sOrthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:section F.

Abu-Laban RV, Ho K. Ankle and foot. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 55.

Silverstein JA, Moeller JL, Hutchinson MR.Common issues in orthopedics. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 30

Rodilla del Corredor

Dr. Sinuhé Rodríguez Cerón. Especialista en medicina del deporte y actividad física CEVAFIN

El dolor de tipo punzante en la parte lateral de la rodilla (por fuera) es una de las lesiones principales en los corredores y puede evolucionar a un dolor incapacitante hasta llegar al punto que moleste con tan solo caminar.

Es causado por un roce constante del tendón de la cintilla iliotibial o tensor de la fascia lata, uno  de los músculos que llegan a la rodilla con una bolsa (bursa)  cuya función es impedir el roce excesivo de este tendón contra el hueso (fémur).

La rodilla del corredor consiste en que al correr en superficies muy duras o con calzado que no  brinda suficiente amortiguación, provoca roce de esta cintilla o tendón contra la bursa  y el fémur lo que provoca un dolor intenso.

Entre los factores internos que pueden estar relacionados con esta lesión están las alteraciones de la pisada, mala alineación  de miembros, debilidad de los músculos abductores.

Entre los factores externos están,  el sobre uso (sobre entrenamiento), carreras con pendientes, calzado inadecuado o la falta de una buena planificación de la  recuperación (descanso, masajes, nutrición, etc.)

Esto se puede prevenir realizando una rutina de elasticidad y calentamiento para prevenir que el tendón sufra de tensión excesiva antes y después de la actividad.

Las medidas iníciales es la aplicación de hielo (crioterapia.) las primeras 72 hrs del inicio, los antiinflamatorios son útiles si son bien indicados, puede ser necesaria fisioterapia, posteriormente rehabilitación y fortalecimiento de la musculatura interna del muslo así como un plan de elasticidad o estiramiento.

Es posible mas no recomendable recurrir a una inyección (infiltración) de la bursa sin embargo esto tendrá que ser valorado por un médico especialista.

El  diagnostico y tratamiento siempre debe ser realizado por un médico especialista.

Dudas a sinuhe.rodriguez@cevafin.com


Bibliografía

Fredericson M., Weir A.: Practical Management of Iliotibial Band Friction Syndrome in Runners; Clin J Sport Med 2006; 16: 261-268.

Hamill J, Miller R, Noehren B, Davis I. A prospective study of iliotibial band strain in runners. Clin Biomech. 2007;23:1018-25

Frederickson M, Weir A. Practical management of  iliotibial band friction syndrome in runners. Clin J Sport Med. 2006;16:261-8.

Ellis R, Hing W, Reid D, Iliotibial band friction syndrome – A systematic review. Man Ther. 2007;12:200-8.

Fairclough J, Hayashi K, Toumi H, Lyons K. Is iliotibial band syndrome really a friction syndrome? J Sci Med Sport. 2007;10:74-6.